Helsinki, Finlandia: mi punto de vista tras tres semanas viviendo aquí

Gente fría, cerrada, serios, oscura, mucho frío… Hasta ahora todo mentiras, al menos lo que yo he conocido en tres semanas trabajando en una empresa local, si es verdad que con gente de distintas nacionalidades, pero también con nativos.

_DSC0602

Foto desde la Plaza del mercado / Kauppatori

No solo en el trabajo, también hemos conocido a más nativos fuera de el: un enfermero, una profesora, una ingeniera y otros estudiantes finlandeses de español. Os los distingo por sus trabajos para mostraros la diferencia de círculos en los que se relacionarán estas personas y que no coincide con un mismo círculo en el que la gente posiblemente sea más abierta. La atención al público en supermercados y restaurantes también es muy agradable y, si eres extranjero, hablan ingles muy fluido en la mayoría de zonas, lo que facilita la vida y el turismo.

La comida

El ser vegetariano como yo, o vegano, aquí es una facilidad. En los supermercados tienes gran variedad de productos de este tipo pero también en todos los restaurantes, a los que hemos ido o hemos mirado, tienen una opción vegetariana o vegana. Podemos añadir el plus de los comedores de los colegios, institutos o trabajos que también tienen esta opción. Nosotros comemos en el comedor de un instituto ya que al ser alumnos de erasmus en prácticas tenemos derecho y podemos disfrutar de la comida vegetariana sin ningún problema y gratuitamente ya que en Finlandia el comedor es gratuito hasta la universidad, la cual es gratuita y solo tienes que pagar el comedor. También hay opción para distintas religiones y para gente con alguna alergia alimenticia como los celiacos.

Comida vegetariana de un comedor de instituto en Helsinki

En Finlandia hay muchos lácteos, frutos rojos, coles y varios tipos de panes, por lo menos hasta lo que yo conozco. Si estos productos abundan es  porque son de producción local, el tiempo es lo que más les condiciona. Los frutos rojos son muy típicos cuando viene la temporada ya que los bosques se llenan de ellos, el pan wasa es muy usado, por lo menos en los comedores de los colegios: es muy light, crujiente, y se lo toman con mantequilla o margarina, lo que añade sustancia a ese light. Hablando con finlandeses nos contaron que es típico comer el pan untádolo en alguna crema o margarina mientras se espera la comida.

La comida ¿es cara?: pues depende del producto. Las verduras son caras: dos pimientos te pueden costar 2 euros o más, las coles son algo mas baratas, el brócoli lo puedes encontrar desde 1,20€ y las demás coles del estilo o quizás un poco más caras. Lo demás quizás no tanto, aunque en relación a España si, es todo más caro, pero nada exagerado teniendo en cuenta el salario medio del país y el porcentaje de desempleo que existe.

FILE3780 Parque de Lammassaari

Información que me parece interesante destacar

  • La universidad es gratuita:  tienen unas instalaciones, al menos en comparación de las “gratuitas” que he visto en España, muy modernas, limpias y en buen estado.
  • El comedor es gratis: excepto en la universidad, aunque el precio de este en la universidad es muy bajo.
  • No se va al colegio hasta los 7 años.
  • Estudian sueco en el colegio pero solo lo habla un 3 o 4% de la población.
  • El alcohol es muy caro: una lata de cerveza cuesta alrededor de 2 o 3 euros en un supermercado y a partir de 6 o 7 en un bar.
  • El reciclaje es muy importante: separan el papel del cartón, las latas, los plásticos. Como en muchas otras ciudades europeas te pagan por algunas latas y botellas recicladas.
  • Comen entre las 11 y las 12 y cenan sobre las 18:00.
  • Hablan mínimo 2 idiomas la mayoría de la gente.
  • En invierno ponen luces en los balcones debido a la oscuridad de algunos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *